"Para unos no había más que noche y tinieblas; para otros, la noche estaba iluminada." Éxodo, 14,20.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

La paradoja multidimensional de la realidad



Indagando sobre la idea de "maya" uno podría llegar a preguntarse que es la realidad si todo es una ilusión. No podemos discutir sobre la realidad de una montaña que en si misma esta ahí pero si podríamos discutir la definición de eso que es así, tal como es.... claro que puede que dos miren hacia un lugar, uno vea una montaña y el otro, otra cosa y para el otro no ser real esa montaña sino lo que le muestran sus  ojos e interpreta definiendolo con un nombre diferente. También podría ser que la montaña existiera para uno y otra persona no verlo y en ese caso mas ojos decidirían que es la realidad que ven y cual es la realidad autentica.

La cuestión sobre saber si la realidad que percibimos es filtrada por los órganos de los sentidos o modificada por la mente que los interpreta esta incompleta ya que, estos son capas relacionadas con los planos inferiores. La influencia de los planos superiores va mas allá del cuerpo-mente, amplia la percepción de la realidad a través de saltos intuitivos y esto le añade mas capas a tener en cuenta a la hora de saber cuantos filtros hay que pasar antes de recibir o emitir la realidad dentro de una realidad que ya esta ahí aunque no sepamos bien si ahí esta por nosotros o por ella misma....la incertidumbre y la duda siempre al acecho ¡irónica paradoja!

Que caigan los velos se dice, despertar del sueño de maya, la ilusión... las cosas no son lo que parecen! ...y cada uno de los cuerpos que envuelven al ser humano va despertando al mismo tiempo que caen los velos. Así que no puede solo tratarse como velos que oscurecen la luz de la verdad sobre la realidad ya que también vemos a Shakti como la luz de la imaginación que dibuja sobre la pantalla oscura de la mente, Shiva que permanece inamovible. Llegar a la media conclusión de la que la Realidad con mayusculas se encuentra en un plano de indefinición no significa que Shakti vaya a dejar de danzar en el juego de la vida, lila, con esto solo confirmamos la existencia de la dualidad, podemos ver a Dios y la Diosa, a Nirguna y Saguna Brahma (Dios con forma y sin forma). Puede que para desvelar al dios sin sexo que lo defina tengamos que aceptarlo tal y como se presenta en cada plano de existencia pero no dejarnos engañar por su imagen reflejada....

Para terminar comparto algo que escribí hace tiempo. Lo encontré por casualidad y me viene perfecto para complementar este rollo que os acabo de soltar ;)

Aparecen en el campo de percepción, fenómenos físicos, psíquicos, energéticos… Recibimos impresiones a través de los sentidos físicos y sutiles que nos aportan perspectivas paralelas horizontales y verticales. La realidad puede ser una experiencia vivida en cualquier plano. Las experiencias en el astral, plano onírico... o como quieran llamarle a ese “mundo imaginal” son una realidad para el que las percibe. Que aprende,cómo las interpreta e integra en su vida, como influencian en su forma de ver al ser humano, al mundo y al universo son trabajo del intelecto que discierne separa y une para ir más allá de la forma y llegar a la esencia del espíritu que se comunica para guiarnos a cada paso que damos. Este “Yo soy” está presente en todos nosotros y entiendo que desde el ego solo se vea al ego. Podríamos eliminar el canal Yo y dejarlo en el verbo impersonal, pero entonces me podría preguntar qué sentido tiene la vida sin el alma. La conciencia por un lado separa lo que esta bien y mal, lo que es verdad y es falso… cae en la dualidad, mira hacia un lado y le da la espalda a otro. Por el otro lado la conciencia de esa dualidad puede crear un tercer punto que se eleva sobre sí misma para observar sin ser atrapada por la identificación. Pero creo que en este camino es necesaria esa identificación, quedar atrapado en las ideas, las palabras, las formas para luego darse cuenta de que son los límites en los que uno se sentía seguro y trascenderlos.

martes, 11 de noviembre de 2014

LA SUGESTION EN LAS CREENCIAS



Es increíble la necesidad que tenemos de buscarle explicaciones a todo…esa sed de conocimiento que atrapa la idea de ser y de lo que es todo y todos los demás.  

Una maldita tendencia a no verse en el espejo, de autoengañarse pensando “yo no soy esto” definiendo a los demás. Es a un nivel inferior la tendencia a ver los defectos ajenos y no reconocer los propios, a culpar a los demás y ser una víctima. A un nivel superior es la incapacidad de sentir que todos somos uno y la egoismidad de sentirse liberado considerando que los demás aún están esclavizados.

Es la inconsciencia de quedarse atrapado en una verdad parcial confundiéndola con una verdad absoluta. De hablar y hablar justificando todo tipo de pensamientos que te separan a ti del resto.

Normalmente no le gusta a nadie que le etiqueten, de hecho muchos de los que intentamos ser conscientes hacemos el esfuerzo de no olvidar “que no somos eso” pero parece que no podemos vivir sin definir limites por eso es tan difícil mantener una experiencia amorosa de expansión de consciencia. Parece que nadie es tan humano como para reconocerse en sus semejantes y dejar de salir huyendo pensando “yo soy mejor”.

Y que pena nos da  cuando el paraíso se convierte en un infierno y la idea se ve cuartada por la realidad. En realidad no es la realidad….es una realidad que vemos llena de demonios que nos envenenan, una realidad que no se da cuenta de que  los pensamientos son los vampiros. Tampoco es la realidad la idea de perfección, un paraíso sin contemplar a la serpiente que también vive ahí. Reconozco que es difícil, muy difícil salir de la dualidad cuando aún le ponemos palabras a todo.

Por ponerle palabras, se las ponemos a otros antes de que hablen por ellos mismos, palabras que la razón ha encontrado para definir una totalidad para la que el lenguaje está limitado….pero nos encanta desahogar nuestras emociones, creer que aprendemos o damos lecciones de algo. Y es que ocurre que una y otra vez nos repetimos esas palabras. Es el poder de los mantrams equivocados que impiden el siguiente paso. Es la angustia de querer cambiar y cometer una y otra vez el mismo error e intentar subsanar ese error sugestionándose con afirmaciones positivas que terminaran por ocultar el otro lado. Y es que las cosas son como son y punto, todo lo demás son tonterías de la ilusión que acabara cortando cada cabeza que diga “yo sé”.

Tampoco se trata de no llegar a ninguna parte…. El navegante de la consciencia hace sus paradas en diferentes puertos pero no tiene nada ni pertenece a ningún lugar. Así que si alguna vez odiaste o te dañaron por algo, ya no importa porque todo pasa. Esas razones que permitieron comprender algo ya no sirven, porque no somos los mismos ni estamos en el mismo punto. Date cuenta de que de todo eso, solo queda el recuerdo en la memoria, condicionando la posibilidad de cambiar y de que cambien los demás o más bien de reconocer que todo cambia y que lo único que no ha cambiado es tu pensamiento, esa impronta que te ha dejado una experiencia que hace del karma la esclavitud. No hay esclavitud cuando no hay pensamientos. Porque sí… todo está bien… cuando verdaderamente no nos crea conflicto, mientras nos crea conflicto ese decir: ¡todo está bien! es una sugestión que sigue atrapándonos en la inercia de nuestras creencias.

Deja de repetirte cómo eres… como es el otro y de definirlo todo… vive momentos de NO SABER y DEJAR SER. 

jueves, 30 de octubre de 2014

Vacio ?



Esto es... atrapar un pensamiento en la mente y convertirlo en una limitación.

También es un pensamiento cargado de emoción... Aire que acumula agua con posibilidades de tormenta si las ideas atraen mas ideas que puedan entrar en conflicto.

Lo que no es esto, es aunque no sea mientras lo intentemos descubrir..........................................

viernes, 3 de octubre de 2014

LA BUSQUEDA DE IMAGENES TRASCENDENTES Vs LA EXPERIENCIA TRASCENDENTAL


A un nivel, la búsqueda de imágenes trascendentes nace de la necesidad de encontrar respuestas a los misterios de la vida. A otros niveles, se origina por la urgencia vital de cambiar nuestro punto de vista al respecto de “algo” que ya no nos resulta útil. Cuando nos referimos a la trascendencia parece que superamos los límites de ese “algo” para recibir otro “algo” nuevo que nos ayude a regenerarnos, pero cuidado: lo trascendente no es una visión o una imagen que sustituya a otra.

Por trascendencia se podría entender ir más allá de lo conocido y por trascendentes también se definen los estados alterados de consciencia que nos permiten acceder a otros planos paralelos, superiores e inferiores. En relación a esto podemos deducir que la seguridad  permite sentir que una experiencia de este tipo es auténtica. Esto es un buen indicador, pero existe el peligro de caer en la trampa de creer que podemos agarrar la verdad con las  manos, pero... justo en ese momento... lo trascendente deja de ser trascendente y comprendemos que no podemos atrapar el aire con las manos.

En su estado más puro lo trascendente no tiene forma ni palabras. Un estado no es una imagen, aunque podamos imaginarlo como tal para crear un mapa en nuestra mente que nos indique el camino de vuelta al “paraíso”. Lo importante no es la dirección hacia la que apunte el objetivo del ego, lo interesante es encontrar un punto de unión, de manera que la trascendencia sea el resultado de la unión de los opuestos. ¿Por qué? Pues porque no toda expansión de consciencia es trascendente si se olvida y no nos cambia; por tanto, no todas las imágenes trascendentes trascienden.

Hace un tiempo creía que cuando teníamos un visión era muy importante saber qué era lo que significaba, o al menos el sentido que tenía para uno mismo. Mucha gente cuenta cosas que no entiende: sueños, imágenes, visiones... Yo misma no entiendo nada. En ese momento creía que la visión sin entendimiento no tenía mucha razón de ser. Actualmente he modificado un poco esa idea, ya que siento que la comprensión no se produce solo por la visión, sino también a través de la sensación que deja en el corazón. Algo ocurre que no encontramos palabras para describir, y que ha puesto en marcha la maquinaria universal espiritualizando la materia y/o materializando el espíritu.

Eso no significa que cuando la mente recibe imágenes “trascendentes” tenga que hacer algo, porque se hace solo. Lo trascendente es darse cuenta, lo que se conoce como “vivir despiertos”.  Esto no quiere decir que las imágenes trascendentes no nos ayuden: nos ayudarán en un nivel personal, pero no deben ser la única referencia ni una verdad absoluta, ni debe interpretarse siempre la visión como videncia o revelación.

Al perder las referencias, la atención se desconecta del lugar donde está y de qué hace, y solo vive en la luna. Tardamos una eternidad en caer de nuevo en la cuenta de que nos hemos desconectado. Puede que en esta búsqueda por el conocimiento del significado de una imagen “trascendente” nos perdamos en el laberinto sin haber bebido de la fuente de la sabiduría: conocimiento y sabiduría no es lo mismo. La definición del significado de una imagen que forma parte de la psique colectiva y que tiene carácter universal nos puede ayudar a interpretar, pero hay que intentar no olvidar la primera impresión que nos deja; el siguiente paso es darse cuenta de cómo nos influencia ese patrón y cómo podemos colaborar con la naturaleza en acción.

Por otra parte está el tema de ver lo trascendente de una imagen y darse cuenta de todos los niveles que hay detrás de la misma. Seguir el hilo conductor que relaciona y sintetiza la realidad fragmentada que percibimos, evitando la mala tendencia a llenar los vacíos con una explicación que convierte en creencia lo que no se sabe. Y esta es la sabiduría de la experiencia, que nos ayuda a comprender “algo” sin perder las referencias o el punto origen.

Se trata de dejar que una experiencia trascendente nos penetre hasta el corazón, independientemente de cómo se vaya descodificando la información de los símbolos que nos llegan, tema que nos podría ocupar otra entrada. No se trata de una competición entre trascendencias, aunque es lo que parece a veces... Como si la trascendencia fuera una meta que nos envenena de la necesidad de resolver las preocupaciones que nos hacen sentir limitados. Con la esperanza de que todo cambie no solo queremos trascender, sino transformar... sin darnos cuenta de que eso ya sucede de forma natural y no nos hemos dado cuenta de ello. No nos damos cuenta antes porque perdemos mucho tiempo luchando contra lo que es, huyendo de la realidad. Y en este punto la libertad deja de ser una búsqueda para ser un encuentro con lo que es.


sábado, 23 de agosto de 2014

El pasado desde el presente



Y de pronto la razón desaparece y en su lugar los instintos primarios te acogen. Una reacción visceral toma el control de las emociones y lo positivo pasa a ser negativo. El odio, el rencor, el dolor, el sufrimiento y la locura aparecen en escena, la furia y las lagrimas velan la mirada... ¿donde estas?

¿Que paso? histeria. Y ¿porque ahora esto? lo reconozco, la sombra tomo el control y ahora la culpa desde este agotamiento abate el alma. Es horrible ver ese reflejo de ti mismo y peor es afrontar sus consecuencias. Por eso ahora, que se ha repetido hasta el cansancio, en el fondo del pozo mas oscuro, sobrepasada la linea roja del peligro, vamos a comer mierda. Indagaremos en los demonios que nos acechan esperando a poseernos en los momentos de debilidad.

Remontémonos al pasado, a ese recuerdo de la infancia, grabado en la retina, de situaciones incomprendidas por falta de explicación... subestimamos tanto la inteligencia y sabiduría de los niños que pensando que les protegemos no les explicamos las causas de esas situaciones tensas; pero, ¿acaso tienen justificación? no, pero si, una explicación. Y ese es el origen que se guardo en el inconsciente y como no lo entendimos en su momento hemos necesitado de reproducirlo para comprenderlo años mas tarde. ¿Se puede evitar repetir patrones? espero que si.

¿Por que surgió esta tendencia al descontrol? desespero, impotencia y sobretodo falta de aceptación de la realidad que no siempre baila al son del ego. Un ego que solo quiere ver e imponer su verdad relativa y personal ligada al momento.

La primera vez que se hace consciente esta actitud inconsciente creímos descorrer un velo y, así fue, pero tan pronto se abrió el telón como se volvió a cerrar creyendo saber. Fue en ese momento que se revelo la desagradable verdad de las pasiones humanas y aunque parte de la falsa ilusión invoco a la precaución, el sol vuelve a salir y olvidamos parte del mensaje. Enterramos y ocultamos aquello que no nos gusta porque no estamos preparados para aceptarlo en toda su integridad. Y a los primeros síntomas que de vuelta nos acogen con la depresión, reprimimos y ponemos buena cara... esto tiene que salir.

Esta falta de aceptación de la realidad del árbol del bien y del mal que se la debemos a la selección no-natural que toma lo que le interesa y separa la totalidad, nos impide comer el fruto del árbol de la vida eterna que nos permitirá trascender la dualidad sin engañarnos.

¿Cuantas torres, símbolo de la identidad, han tenido que ser destruidas? se a necesitado una lucha sin tregua para asquearse de uno mismo y gritar -¡basta! Muerto y rematado la voluntad pugna por cambiar, quizá, a veces, demasiado tarde ya, aunque queramos creer que no es así. Nunca es demasiado tarde para darse cuenta pero los efectos son mas difíciles de remediar.


Este intento de entrada fue escrito hace mas de un año y siempre estaba pendiente de revisar y publicar. Hoy, finalmente he decidido volver a mandar a la mierda las formalidades, y publicarla tal cual y añadirle la etiqueta de "Locuras inacabadas" ;)


viernes, 13 de junio de 2014

EL EGO, EL YO Y LA EXPANSION DE LA CONSCIENCIA DE SER

EL EGO
Formación del ego
En la etapa infantil, el sentido del “yo” se relaciona con una impresión general en la que el niño es el centro. Esto se debe a que el ego aún no está formado y mezcla las experiencias hasta que le permiten diferenciar entre el “yo” y “no yo” en el que reconoce el mundo exterior y empieza relacionarse con él.
Todas las experiencias pasan por el ego y cuando esté crece, desarrolla un sentido de continuidad por medio de la memoria.
El ego en crecimiento copia las formas aceptables de actuar, pensar y sentir para que le proporcionen lo que necesita. Este “rol” es una imagen del ego que puede o no coincidir con lo que la persona es en un nivel más profundo, es lo que la persona adopta y proyecta a fin de mantener un lugar en su mundo.
La identidad
La identidad se conforma de las características de los padres y la cultura. En la medida que el ego explora el mundo que le rodea entra en la fase de “narcisismo” que le proporciona una sensación de existencia independiente.
En esta etapa se producen conflictos entre el deseo que tiene el individuo de seguir su camino propio y la necesidad de dependencia con la familia (madre-padre...). Estas tensiones que se dan en el desarrollo del niño y en otros momentos de la etapa del hombre, conforman las crisis en el desarrollo de la persona.
La sexualidad está relacionada con el ego-yesod en el árbol corporal y psicológico, en el que uno presenta al mundo una imagen masculina o femenina, se enfrenta a la generación de identidad que se forma mediante los procesos de introyección y proyección. No hay duda de que imitar a una persona querida es muy natural, pero no lo es menos la tendencia a imitar a quienes tememos u odiamos, a fin de adquirir su poder.
El ego, mascara
Así tenemos que el ego interpreta los datos que llegan a través de los sentidos y responde a esos estímulos, es el intermediario que relaciona el mundo exterior e interior.
La persona es la máscara con la que el individuo cubre el rostro del ego y es una imagen que se adapta a las circunstancias. El ego se encarga de proyectar imágenes que están influenciadas por su constitución particular (Karma, educación, vivencias...) Y es en el ego donde la imaginación aparece en sueños o fantasías.
Para algunos esta actividad (imaginación) sirve para pasar el rato o representar una situación que nos es posible, en otros es una manera de obtener liberación de las tensiones internas, en otros es una forma de escapismo. A la inversa, este es el mecanismo por el que personas creativas inventan nuevas formas de arte, ciencia…
El aprendizaje
Existe una clara tendencia a aprender de una manera determinada, según sea el tipo físico y psicológico de la persona. También se pueden dar diferentes formas de aprendizaje: Por el método de prueba y error en la que introducimos en la memoria una pauta que permitirá perfeccionar la reacción ante la misma situación; También se da el proceso de aprendizaje por medio de la intuición. A este le sigue el aprendizaje por medio de asociaciones de los recuerdos-experiencias y por último, la maestría que domina todas estas técnicas y le añade la imaginación creativa que permite el desarrollo de la originalidad.
Algunos psicólogos consideran el proceso de aprendizaje como una percepción de la situación total en la que reaccionamos a la configuración particular de un presente “de campo”, según nuestras reacciones seleccionadas. Así, dos personas en el mismo entorno no verán ni aprenderán de la misma manera, porque sus actitudes y objetivos no serán los mismos.
La educación
Educar es racionalizar las habilidades y capacidades que se desarrollan en la resolución de problemas. En este proceso el lenguaje y la memoria se refinan y se usa la lógica para determinar resultados y crear efectos deseados teniendo en cuenta la estructura social organizada como un importante sistema de relaciones.
La memoria
En la medida que se acumulan imágenes, el hombre las estudia en sus diversos aspectos, les da vueltas y las vuelve a reconsiderar. Este es el primer paso hacia el razonamiento y el desarrollo de la observación a través de la distinción, la razón, la comparación y el juicio, que se desenvuelven uno tras otro.
Cuando el cuerpo mental esta poco organizado y falto de coherencia, la memoria será débil. Hay algunas cosas que se recuerdan bien y que la mente retendrá sin esfuerzo, son aquellas que gustan mucho, de ahí que una persona pueda tener mala memoria para lo que no le interesa. Pero la clave de la mala memoria es debida a la falta de atención, a la falta de observación que da como resultado un pensamiento confuso.
¿Cómo debe, pues, tratarse una “mala memoria”? Debemos imponernos la pequeña tarea diaria de observar una cosa cuidadosamente, imaginándola en la mente con todos sus detalles, de esta manera mejoraremos nuestras capacidades de observación, atención, imaginación y concentración, en una palabra, estaremos organizando el cuerpo mental.
Una mente educada puede aplicarse de un modo que sería imposible para una mente no educada, y esta es, en realidad, la utilidad de la educación. Pero no debe nunca olvidar que la educación de la mente no consiste en sobrecargarla de hechos.  
Se dice que los grandes maestros, que conocen todo cuando existe en el sistema solar. Esto no significa que todos los hechos que en este se encierran están siempre en su conciencia, sino que ha desarrollado de tal modo en ellos el aspecto del conocimiento, que siempre que dirigen su atención sobre algo conocen el objeto en el que la han fijado. Esto es mucho más grande que el acopio en la mente de cualquier número de hechos.
ALGUNOS MUNDOS INFERIORES
El inconsciente personal
En esta parte de la psique se guarda todos los recuerdos del individuo que han pasado a la mente a través del ego. Una canción, una carta, una foto.... puede traer de nuevo esos recuerdos. Por el contrario, los recuerdos desagradables quedan enterrados en capas más profundas del inconsciente y puede que no vuelvan a resurgir por el dolor que despiertan. Estas experiencias traumáticas solo resurgirán cuando un acontecimiento similar, una conmoción o un examen profundo sucedan. Sin embargo, la influencia de estas experiencias negativas podrá emerger en sueños o en un recuerdo momentáneo que se suprime de inmediato.
El inconsciente personal está formado por millones de tales experiencias positivas y negativas. Eso crea obsesiones y complejos poderosos que pueden formar entidades diferentes en el interior de la psique, creando las llamadas “subpersonalidades” que, en ciertas situaciones, operan como unidades independientes que buscan su propia autonomía.
Todo lo que experimenta el individuo se convierte en la matriz de una psique particular que elabora el karma adquirido pero, el instante del nacimiento proporciona un carácter distintivo a la manera en que la persona responde al destino de su vida.
El subconsciente
Todo lo que el hombre ha heredado de pasadas vidas, todo cuando ha leído, oído, visto o experimentado en su vida, está escondido en la mente subconsciente.
Lo primero que aprendemos es que la mente es capaz de concentrarse en un objeto para conocerlo, después, ya no hay necesidad de que siga siendo consciente la atención, pues la mente subconsciente se encarga de finalizar el proceso de conocimiento. Esta atención inconsciente es, aunque parezca extraño, mucho más intensa y poderosa que la consciente, porque nada puede apartarla de su objeto y proseguirá su tarea durante, días, meses o años… si no la anula la voluntad.
La mente subconsciente también resuelve los problemas sobre los que cavila el individuo en un plano inferior al de la conciencia ordinaria. Este proceso normalmente actúa involuntariamente pero existe la posibilidad de dirigir a la mente subconsciente de modo que ejecute operaciones mentales en su beneficio.

EL YO

El hombre debe conocerse a sí mismo y distinguir entre el yo y el “no Yo” y hay dos grados de este despertar consciente del verdadero Ser:
  1. La conciencia del Yo que nos permite sentir una vida independiente del cuerpo.
  2. La conciencia del YO SOY que es la conciencia de su identidad con la Vida Universal.
El Yo comprende lo físico, mental y espiritual; lo superior y lo inferior. Comparte parte de su estructura con otros animales y minerales, más una serie de características mentales que le son propias y latentes, tiene facultades superiores.
  • En el Yo concentrado en el aspecto inferior de la mente instintiva encontramos a muchos hombres que utilizan las herramientas mentales del intelecto para satisfacción de sus deseos y apetitos corporales. Para ellos el cuerpo es el Yo. Su Yo esta cautivo de los sentidos y de las sensaciones.
  • En el Yo concentrado en el plano del intelecto encontramos a hombres que piensan y piensan usando su razón. En este estado la conciencia cree que el yo es la mente y tienen al cuerpo como compañero inferior. El pesimismo pertenece a este plano, porque ni en el físico ni en el espiritual arraiga el mismo.
  • Y en el Yo concentrado en el plano espiritual encontramos hombres que reconocen su relación con el todo y empiezan a manifestar la expansión del Yo. La iniciación es el despertar del alma en el conocimiento de su real existencia, la revelación de la verdadera naturaleza del alma y de su relación con el Todo.
Los instrumentos
La mente en sus varias fases y planos es solo un instrumento del Yo.
  • En la mente instintiva se mantiene y dirige la vida animal del cuerpo. En este espacio están acumuladas todas las experiencias de nuestros antecesores.
  • En la mente intelectual está el que razona, analiza y piensa.
  • Y en la mente espiritual esta la inspiración y el conocimiento de verdades ocultas que dan origen al genio y la creatividad. Pero aun esta asombrosa parte de la mente es solo un instrumento.
LA EVOLUCIÓN DE LA CONSCIENCIA
La comprensión de la unidad del espíritu y la relación del Yo con los otros Yos no se trata de aniquilar la individualidad, sino que consiste en un acrecentamiento de la conciencia individual hasta abarcar el Todo.
Ver que todo el universo está vivo, vibrante y palpitante de energía y movimiento son pasos al reconocimiento de, por una parte, la Unidad Espiritual y Absoluta de la manifestación y, por otra parte, la unión con el Absoluto.
Una vez se ha visto la conciencia de unidad como el ser natural del hombre, su único ser real, entonces se puede entender el ego como una restricción y un estrechamiento antinatural de la conciencia de unidad.
Nuestro único ser verdadero es siempre la conciencia de unidad y en este punto podríamos preguntarnos por qué la realidad total se nos presenta partida.
  • La primera separación se da entre el que ve y lo visto. En este punto olvidamos nuestra original identidad con el todo, y el hombre y el mundo que percibe son dos opuestos. La conciencia de unidad se convierte en conciencia individual, nuestra identidad Suprema es una identidad personal; aparece ahora el miedo consciente a la muerte. La palabra muerte del organismo sólo constituye un problema para un ser que se identifica exclusivamente con ese organismo. Este ánimo tenebroso primario del ser separado le pone también en la casi imposibilidad de entender y aceptar la unidad de vida y muerte.

  • La segunda separación se da entre la mente y el cuerpo. Aparece en la medida que el individuo construye la línea de su memoria y va teniendo consciencia del paso del tiempo. El hombre sabe que su cuerpo es mortal. El hombre no quiere vivir con su cuerpo, que es corruptible, y por eso vive solamente como su ego, como una imagen de sí mismo para sí mismo, y una imagen que excluye cualquier referencia valida a la muerte. Y como cada demarcación genera una nueva batalla, se inicia una nueva guerra entre opuestos. El organismo queda dividido contra sí mismo, con lo que renuncia a su integridad más profunda.
Nos encontramos así en el nivel del ego: el hombre identificado con un reflejo, con una imagen de sí mismo.
  • La tercera separación se da en la mente, entre lo bueno y malo. Se produce cuando el ego oculta lo que no le gusta y el hombre pierde el contacto con la totalidad de sus tendencias yoicas, así que que se presentan como externos, ajenos y proyectados y forman la sombra.

Así pues tenemos que cuando se da la primera separación entre el hombre y el mundo el ego inicia su formación para crear un individuo capaz de relacionar las dos partes que antes se experimentaban como una y que ahora están divididas. La segunda separación entre mente y cuerpo acontece cuando la mente intelectual se desarrolla, relacionando la información que memoriza en el aprendizaje y que le ha conformado una idea de sí mismo o de lo que cree o quisiera ser.  En la tercera separación, la mente se divide y aparece la sombra enmascarada.

Y todo esto es la mitad del proceso, pues para que la conciencia evolucione tiene que tomar consciencia de sí misma y preguntarse quién es y, a partir de ahí, ir reconociéndose en cada parte para volver al estado original plenamente consciente y sin dejarse engañar por maya (la ilusión).


Bibliografía:
Raja Yoga, Yogui Ramacharaka
Meditación, J.I.Wedgwood y Annie Besant
Kabala y psicologia, Halevi
El espectro de la conciencia, Ken Wilber

martes, 1 de abril de 2014

Reflexiones entorno al perdón

Si alguien alguna vez te hirió tuviste que sanar esa herida perdonando a la persona que te provoco ese dolor. Puede que consigas perdonar a la persona cuando eres capaz de perdonar tus propios errores pero, a veces, no es suficiente con esto, porque no solo se trata de perdonar al ser humano sino al mismo hecho en si. Si esa herida deja a su paso al miedo a que se vuelva a repetir lo mismo, dará igual con quien, ese hecho seguirá siendo juzgado de la misma manera, no habrá sido trascendido y por tanto seguirá condicionándote. Así que, no solo hay que aceptar a las personas tal como son, sino que también hay que aceptar a los hechos tal y como se presentan para que el verdadero perdón (comprensión) sane las raíces, el origen de tu dolor y miedo.

Cuando podamos ver cara a cara la verdad sin mirar hacia otro lado la iluminación lo cambiará todo y no cambiará nada.
Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails