BUSCA EN ESTE BLOG

jueves, 4 de julio de 2013

CAMBIAR EL FINAL

Sobre fantasías, ensoñaciones, visiones e imaginación hay mucho escrito en este lugar, añadiré que el poder del pensamiento utiliza la repetición y la concentración para creer y crear.

El pensamiento que la imaginación recrea puede ser fruto de un acto consciente con un propósito superior o puede surgir del ego y convertirse en fantasía.
Esta actividad mental puede ser voluntaria o puede surgir de forma involuntaria.
Las que uno busca y alimenta durante todo el día tienen al ego como protagonista. A las que voluntariamente nos enganchamos suelen ser las agradables pero también pueden ser desagradables productos de los temores y condicionamientos o recuerdos que nos avergüenzan, a este tipo de pensamientos negativos solemos reaccionar rechazándolos.

Las involuntarias vienen siempre acompañadas de una enseñanza, la actitud receptiva permite ver y comprender en ese mismo instante el significado que le da sentido a la experiencia. Estas experiencias de la mente volatil se pueden controlar o se puede intentar observar sin alterarlas. Las que llegan de forma involuntaria es mejor no atraparlas porque deja grabado algo simple y directo que la memoria no necesita realizar ningún esfuerzo para recordar.

Las ensoñaciones voluntarias pueden ser inconscientes, inconscientes cuando son agradables y terminan como fantasía e, inconscientes, cuando son desagradables y activan el pensamiento negativo.

Podemos intentar liberar a un pensamiento, negativo o positivo, de la inercia. Esa inercia tiene como centro el ego y es justo ahí donde podemos hacer algo para salir del punto muerto.

Oponerse a esa fuerte corriente puede ser desalentador cuando estamos bajo la influencia de su fuerza. En tales casos donde la desidentificacion no sea posible ante la obsesión, el ego puede ser creativo y buscar otras versiones que abren las puertas a la inspiración. Salir del viejo patrón de influencia encontrando otras posibilidades y desarrollar esa idea hasta perfeccionarla tanto, que esta pueda hacerse realidad. La reflexión interna también es un método que sirve para desenmascarar una tendencia a la que nos hemos aferrado pero para eso primero hay que darse cuenta de que nuestros pensamientos están influenciando nuestra forma de vivir e interpretan lo vivido.


Lo que intentamos con esto es elevar el punto de observación desde el nivel inferior del ego a un punto superior desde donde tenemos mas campo de visión y acción.

Continua, confia



Luces y sombras te rodean, voces que te llaman, gritos de desesperación y el corazón explotó.

En la noche el alma se perdió. 

Continua el enfrentamiento entre el si y el no, lo que es y no es. El ser se divide... dualidad, rechazo, incomprensión...
Las dudas abren el abismo que separa la tierra. En el abismo el vacío y en el vacío el silencio habla y la verdad resplandece en la oscuridad.

¿Donde esta la visión unificadora?
La que da sentido a la vida, la que olvidamos y recordamos, la que perdemos y reencontramos.

La corriente del río de la vida nos arrastra al destino.

Y desde la quietud se observa el movimiento y con cada cambio hay que soltar y saltar el abismo, hundirse en el caos y en la locura sacar al genio de la lampara.



Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails