BUSCA EN ESTE BLOG

viernes, 23 de noviembre de 2012

Así, sin mas



Buscando sin saber a donde iba, llegue a un laberinto. Encontré a muchas personas y en su reflejo me pude ver y reconocer. Muchos de los caminos que seguí me llevaron a callejones sin salida. Aprendí a desandar lo andado cuando que me equivocaba.

Descubrí  como se entrelazan los laberintos del corazón y la razón en un solo laberinto. Se cruzaron en mi camino el amor y el desamor, el nacimiento y la muerte. Cada una de las relaciones que íntimamente establecí, me deja el sabor de su recuerdo. Aprendí del amor y el no-amor, de ilusiones y desilusiones y sobre todo de la amistad.

Sentí un escalofrío; vislumbre un deja vu; escuche una llamada; un toque de atención…  Con el poder de la imaginación abrí la puerta a un viaje lleno de aventuras y personajes. Cree esferas y templos mentales, establecí contactos, vi pirámides, montañas…

Un arquero atravesó mi corazón, un duende negro lo partió en dos y el doctor me lo quito. Dañe y me dañaron, llegue y llegaron al alma que nos anima. 

Sobrevolé por encima del laberinto y me arrastre por los bajos sótanos del mismo. En el mismo centro del silencio, caí al abismo del vacío y fui devorada por el astral. Desperté un sueño tras otro sin llegar a ningún lugar encontrándome en el mismo presente. Aprendí a caer y levantarme otra vez, a dar y recibir; del Karma y del Dharma. Aprendí que no se deja de aprender, que crees que sabes pero no sabes. Que las resistencias son las pruebas donde se aplica y examina lo aprendido.

Reflexione la confusión del laberinto, la paradoja, la moraleja, las contradicciones. Ante una necesidad de comprender ya encontré lo que buscaba y ahora ¿que?

Encontré el hilo del si mismo cuando el laberinto empezó a tener sentido. Olvide lo olvidado y sigo recordando cuando me concentro. Las experiencias siguen trayendo conocimiento que concienciar e integrar.

Aquí no se acaba todo.

Me puse la camisa de fuerza y luche con vampiros, demonios y asesinos. Arcángeles, guías, maestros y seres de luz llenos de magia y sabiduría me ayudan. El caballo y su misterio me marcaron el camino hacia lo desconocido, pero recibí bendiciones, revelaciones, intuiciones… entendí.

Agradezco lo que no tengo palabras de expresar.

Me doy cuenta que toda tragedia que me arrastro en su tristeza, ahora me produce placer. Cuando parece que todo ha pasado, Nostalgia por aburrimiento. Y es ahora el momento de seguir a la Luz Fría con AMOR incondicional.

Con más fuerza quiero vivir y volver a intentarlo y perdonar lo imperdonable. Quiero volver a tirarme de cabeza al pozo y beber del agua que calma la sed. Quiero volver a jugar con fuego y seguir quemando la mecha que da calor al corazón. Quiero volver a sentir la piel desnuda y seguir confiando en el otro. Quiero volver a escuchar como la música levanta al espíritu. Quiero volver a querer queriendo sin querer. Quiero volver a nacer en tu recuerdo recordándote. Quiero saltar al vacío sin miedo, y confiar, en que la experiencia, como siempre,  estará esperándonos con los brazos abiertos.

Salir del laberinto de mi misma. Romper todas las paredes que dividen y separan. Y vivir en unidad y armonía mejorando cada día. Sin olvido, sin recuerdo, sin cargas y libre de las prisiones que yo misma cree y que ahora manifiesto querer cambiar.

Esta es la semilla del sol poniente que por la noche muchos ojos cultivan para recoger la cosecha del nuevo día.

martes, 20 de noviembre de 2012

CUANTOS OJOS HACEN FALTA PARA VER

Imagen: http://bajouncielodecolores.blogspot.com.es


Por más que crees saber siempre terminas cazado y, vuelta a empezar… en el fondo lo único que buscamos es no repetir los mismos errores y superar cada prueba, quizá se trata de aceptar que eso es así y que lo único que tiene que cambiar es la interpretación de lo mismo. Pero no, no puede ser solo eso, a veces hay que actuar, hacer, movilizar…

A veces buscando un cambio, cambiamos sin cambiar. Otras parece que no cambiamos pero hemos cambiado. Las variantes pueden ser muchas. Podemos creer que todos esos cambios forman parte del crecimiento personal, celebramos conseguir transformarnos pero un día te das cuenta de que hay ciertas tendencias que no han cambiado. En este punto dudamos sobre nuestra evolución.

 ¿Qué cambia y que no cambia?

Junto con los patrones que se repiten y la sensación de rutina, cambiamos de ropa,  y repetimos prendas combinadas; engordamos, adelgazamos, nos deterioramos o rejuvenecemos; vivimos aquí y allá, cambios de pareja, de amigos, llegan, se van, nacen y mueren, están/s no están/s… Internamente también hay cambios, cambia el estado de ánimo, los pensamientos e ideas, las emociones y sentimientos, las explicaciones y la perspectiva que cambia la visión de la realidad.

¡Cuantas veces hemos repetido que no somos los mismos que hace años! Desde el cambio más superficial al más profundo hay algo que permanece igual ¿Qué?

¿Por qué cambiamos?  

Todo cambia, todo esta en continuo movimiento, en constante creación, así Es la vida.
Danza Shakti, creadora de las formas de la vida, bajo el influjo de Binah que rige el tiempo recordándonos que todo pasa. Malkut, la tierra, también Sakti en Prakriti.
La imagen del cuerpo físico, lo que esta fuera podría verse como Sakti y Siva en tal caso se podría ver como lo que esta dentro. Pero ¿que pasa cuando profundizamos? Que descubrimos que Shakti se manifiesta en todos los mundos, en todos los cuerpos ya sea físico, energético, eterico, astral, mental… pero, hay algo que no cambia y lo que no cambia esta en lo que cambia.

¿Tenemos que hacer algo para cambiar o algo pasa para que cambiemos? 

Sabemos que el deseo es lo que nos ata pero sin ese deseo no hay impulso, el problema es que el fuego puede consumirnos. Algunos dicen que hemos elegido lo que nos pasa antes de venir como si el destino ya estuviera decidido por uno mismo antes de vivirlo  pero, no lo recordamos ni quienes somos ni de donde venimos. A veces uno tiene la sensación de no haber elegido porque vive o experimenta situaciones inexplicables e inimaginables. Si tenemos en cuenta la responsabilidad y las consecuencias de pepito grillo, quizá si existen márgenes de actuación donde la voluntad tiene que despertar, de ahí la sensación de pasar pruebas.

Roto más de un esquema y reconstruida más de una vez la Torre, reconocemos que todo lo que creía ser de una manera es de otra. La falta de ilusión que actualmente nos azota, forma parte de proceso de limpieza, la templanza del deseo llega con dolor y lagrimas. La verdad no nos hace libres si no somos capaces de aceptarla tal como Es pero, si después de todo el sufrimiento valoramos mas la vida y somos conscientes de la belleza que tiene en si misma, amanece un nuevo día. El siguiente paso es hacer frente a la pereza y aplicar la voluntad sin alimentar falsas esperanzas.

Comer del árbol del conocimiento del bien y del mal no solo implica darte cuenta que la vida no es un camino de rosas, ese solo es un paso que rompe con la falsa imagen que uno se ha formado de si mismo y del mundo. Si antes había una visión positiva y después del reconocimiento de la sombra nos quedamos atrapados en el pesimismo, solo nos hemos polarizado.

La templanza adquirida por medio del fuego y del agua, dejará que todas las cosas vuelvan a su sitio porque reconocerá el sitio de cada cosa. Con el paso del tiempo la conciencia sobre lo justo e injusto será modificada, la importancia que le damos a las cosas será menos pesada, libre de karma.

El transito entre estar despierto y dormido, olvidar y recordar… produce vacíos, desconexiones, inestabilidad e inseguridad. La seguridad no existe porque todo cambia  pero tenemos que mantener la confianza. No una confianza ciega sino responsable, realista y comprometida.

Inmersos en un proceso en el que muchos estamos y no estamos conectados, se esta produciendo una alineación entre el cuerpo-materia al alma para unir el mundo al hombre. Muchos están llegando a un estado intermedio, a la mitad del proceso de alineamiento y otros que ya tenían ese trabajo realizado están viviendo el renacer del alma al espíritu. La dualidad no solo ha creado su punto de manifestación en la tierra, también ha encontrado un punto de unión en el cielo y el camino del arcoíris marca la dirección.

La importancia personal tan necesaria para superarse en cada contratiempo, la individualidad no realizada, ha llegado a separarnos del resto de los seres humanos. Escuchamos que estamos en un proceso de evolución hacia la salvación, liberación e iluminación pero la integridad de ese proceso no es posible con una consciencia separada del resto. Cada uno individualmente participamos del “servicio” por un bien común. Los seres humanos estamos al servicio de la vida misma.

Este despertar colectivo tiene que ser un movimiento conjunto como el de las partículas de agua en una ola. Visibles e invisibles, en la superficie y en la profundidad. Desde donde estamos, todos subiremos de nivel arrastrados por la corriente del nuevo movimiento emergente.

Ahora es el momento de volver a levantarse, de no conformarse con la realidad aparente y de vivir la suerte en el juego de la vida. De afrontar las decisiones por encima del miedo que tiene el ego a perder  para movilizar la energía que se estanca en la inercia. No podemos volvernos a dormir e invoco a mi-tu voluntad para seguir recordando y no olvidar la enseñanza, ni perder el hilo. Confío en ti y en mi misma para realizarnos y me postergo al servicio de la Voluntad. 


Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails