"Para unos no había más que noche y tinieblas; para otros, la noche estaba iluminada." Éxodo, 14,20.

martes, 25 de octubre de 2011

LOS ARBOLES EN EL PARAÍSO




Últimamente reflexionando en Dios y la serpiente, en la serpiente y el diablo y en Dios y el diablo...  pensaba en quien era el tentador y llegue al paraíso preguntándome ¿Por que Dios, si no quería que tomáramos el fruto del árbol del conocimiento del bien y el mal, por que lo puso delante de nuestros ojos prohibiendo comer de el? Parece una trampa, quizá un complot entre Dios y su Opuesto para no dejarnos desamparados y que terminaría repartiendo el territorio... el triángulo superior para Dios y el inferior para el Diablo. Fue por esta desobediencia, falta, atrevimiento.... que nos encontramos atados a la libertad de elección, a este proceso de involución y evolución que nos atrapa en la suerte de una rueda que cambia una y otra vez dándole la vuelta a todo, a esta búsqueda que resuena como un eco en el vacío sin sentido de la vida y la muerte que nos limita al tiempo. Dos que son uno igual que Adán y Eva... quien sabe si su proceso de unificación esta ligado al nuestro.

Tras la tentación y sabiendo que todo lo prohibido nos llama poderosamente a desvelar el misterio de su secreto, conociendo que solo hace falta que nos digan - no hagas esto! para que el deseo pierda la razón y luche contra las reglas establecidas. El resultado sera una guerra, una batalla inútil que solo alimentara insatisfacción, o quizá la fe y la esperanza nos proporcionen un triunfo lleno de sorpresas mejores de lo que somos capaces de imaginar contando que muchas veces la realidad supera a la ciencia ficción y que la imaginación activa y creativa esta en la magia desarrollada por la ciencia de unos pocos que mantienen la confianza en si mismos porque saben quien Son y son pocos porque el poder corrompe a la mayoría.

Probar el fruto prohibido nos permitió saber del bien y del mal y por tanto nos hizo responsables de nuestras acciones. Una vez expulsados del paraíso ellos y toda su descendencia, un reloj de arena empieza su cuenta atras, lo que estaba unido se separa y todo pasa a ser relativo. Este tema tan cristiano no contempla la reencarcacion pero si nos regala el pecado original a modo karmico como una pesada cruz que arrastramos de camino a la luz esperando cumplir la promesa de volver al origen y tomar el fruto del otro Árbol, el de la Sabiduría Eterna para ser como Dios.  No veo diferencia entre la idea del infierno y la rueda del samsara que te somete una vida tras otra, lo cierto es que nos da igual y la mala hierba nunca muere, justos pagan por pecadores y quien cree en el karma deja para otra vida lo que puede hacer en esta. Esta es la única oportunidad que tenemos, es ahora el momento o tendremos que volver a empezar con otro cuerpo, otra mente… y recordar de nuevo.

¿Que significa ser responsable si estamos sometidos a las leyes de la naturaleza y del universo, que significa aquello de coocrear tan de moda?

Realmente tenemos un problema grave con esto de la separación de Dios y el hombre, evidentemente no esta bien comprendido. Por ejemplo, cuando vemos las laminas del tarot del mago y de la fuerza, de esos arquetipos conectados al espíritu omnisciente e infinito de sabiduría que nos guia, ellos son canales encargados de armonizar el macro y el microcosmos. Para que esto ocurra tenemos que pulir mucho al ego interesado en velar la verdad nos guste o no. En este punto encaja perfectamente la siguiente pregunta: ¿Qué quiero, que puedo, que debo? Y esta es una cuestión para repetírsela cada vez que nos encontramos en una encrucijada porque todo cambia y esta en contante movimiento y lo único que permanece es el ser conciencia presencia del presente, el paraíso perdido.




La alquimia y el amor nos conduce a la muerte-renacimiento y a sublimar los deseos para trascender lo que nos ata al karma, para trascender el karma según el tantra hay que seguir el dharma que esta por encima de nuestro ego caprichoso, egocéntrico, celoso y posesivo. El amor libre es la aceptación de que además de proyectar y reflejar a Dios también reflejamos al diablo sin olvidar que en medio esta el hombre perdido en el laberinto del alma buscando reconciliar los opuestos.



Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails