"Para unos no había más que noche y tinieblas; para otros, la noche estaba iluminada." Éxodo, 14,20.

miércoles, 25 de agosto de 2010

LA NOCHE OSCURA DEL ALMA (2ª PARTE)

Tras la anterior introducción y presentación continuare esquematizando este proceso. En el árbol de la vida esta noche la podemos dibujar sobre cuatro senderos.



Pero el desarrollo completo de este proceso recibe las influencias de todo lo que rodea. Es decir, nada en el árbol funciona separado, todo está inter-relacionado.


Para entender mejor esto, vamos a separarlo y a tratarlo por partes.

Anteriormente comentaba que la noche oscura del alma tiene sus raíces en el sendero 27 que le corresponde el arcano de LA TORRE,

Como observareis en la imagen, este sendero une las dos sefiras inferiores de las columnas laterales, es el primer sendero horizontal de tres empezando por abajo y marca la línea que une dos triángulos. Estos triángulos vendrían a representar dos planos, el inferior como techo de la personalidad y el superior como suelo del alma (Yezirah formación - Briah creación).

Este sendero habla del instante en el que una forma de ser, pensar o actuar es modificada por un hecho impactante e inesperado. Es una poderosa fuerza destructora, un despertar traumático que nos revela la falsa seguridad en la que el ego se apoya. Crea confusión y destruye la confianza, pero su influencia despierta una actitud para aprender.

Este espacio confronta la razón de Hod y el instinto de Netzad, donde una llamarada intuitiva desborda ríos de emociones. Cuando lo que creíamos ser se se rompe a pedazos y nos quedamos desnudos, vulnerables e indefensos…

.................

LA NOCHE OSCURA DEL ALMA (1ª PARTE)


Antes de abordar este amplio y complejo tema en detalle hay que entender lo que representa este proceso, un proceso de muerte dentro de la vasija, de repliegue sobre uno mismo, de oscurecimiento… simbólicamente un útero que gesta un nuevo nacimiento.

¿Qué muere y que nace? …Muere lo viejo que se confronta con lo nuevo. Este proceso de adaptación es lo que dura “esta noche que no acaba”. Puede ser corto o largo, eso depende tanto de los aspectos que están en juego y la importancia de los mismos, como de nuestra manera de integrarlos.

El renacer del alma significa emprender una nueva forma de vida cuando ya nos habíamos adaptado a la antigua” Thomas Moore, Las Noches Oscuras del Alma.

Esta noche se repite a lo largo de nuestra existencia, de forma mas o menos intensa porque en cada etapa de la vida necesitamos comprender el sentido de todo lo que hemos hecho hasta ese momento, y esto solo ocurre cuando perdemos el sentido de nuestra vida. El sentido de la vida es lo que nos mantiene conectados a nuestra razón de ser y cuando algo mueve esos cimientos, el sentido y la razón de ser tienen una nueva dirección que hay que encontrar y realizar.

Este proceso empieza con

una crisis, algo que nos impacta y que rompe por dentro y por fuera.

Le sigue de cerca el deseo y el anhelo de avanzar, el daimon, aquí se inicia el conflicto, es un periodo de indecisión y lucha. Tenemos que escuchar esa voz silenciosa que nos llama y encontrar la manera de satisfacerla, sino puede llegar a consumirnos.

Tras el diablo, la muerte, el cadáver como el espacio liminal de la transición, el estado de testigo que observa todo lo que ocurre alrededor y permite que los cambios se manifiesten sin interferir, es la revelación previa que muestra la dirección de la nueva vida.

La templanza convierte el agua en vino, capaz de transmutar el veneno en el antídoto que sane al alma. Pero para que se produzca este intercambio de energía entre lo externo e interno y establecer una conexión permanente esa nueva consciencia requiere un trabajo de los diferentes aspectos que conforman el alma. El colgado, La Rueda, La Justicia, El Ermitaño y la Fuerza son algunos de los aspectos arquetipicos que rodean a este canal central capaz de elevar lo inferior y hacer descender lo superior.

................

viernes, 13 de agosto de 2010

CAMINO, DESTINO, CAUSALIDAD, CASUALIDAD



Caminamos por la vida sin saber dónde vamos y normalmente no nos damos cuenta, normalmente nos marcamos grandes o pequeños objetivos que le dan sentido a la vida, pero la mayoría de las veces una vez alcanzamos la meta, nos volvemos a fijar otra, y luego otra y otra, aunque a veces no conseguimos esa meta y a medio camino cambiamos de rumbo… la búsqueda de ese algo que falta nos mueve, siempre nos falta algo, nunca tenemos suficiente. En realidad si asi fuera, tampoco moveríamos un dedo por nada y todo nos importaría bien poco. Encontrar el punto de satisfacción que nos permita disfrutar de los pequeños premios que nos regala el esfuerzo es vital para no desmoralizarnos de las muchas veces que no conseguimos lo que esperamos.

En necesario caminar, acompañar a la vida, coocrear con esta creación que está en constante movimiento, el destino… ahora pienso en el destino, en si todo está escrito y predeterminado… es contradictorio pensar que nosotros somos hacedores conscientes o inconscientes y a la vez que nuestro destino aparezca con señales que nos guían en la vida. Por un lado parece fácil dejarse llevar por las circunstancias y no cuestionarse nada, pero el destino no creo que tenga que ver con eso, posiblemente tenga relación con nuestra obra, no realizarte es lo que más te aleja del destino… y que es sino el destino que un lugar, un lugar al que llegar, una búsqueda de tu lugar en la vida, quizás… Y de que manera relacionamos esto con el samsara… esta rueda tan ligada a la ley de causa y efecto que atrapa a la razón, que le encuentra una explicación a todo… a todo lo que de nuestra capacidad de comprensión claro. El liberado esta libre de esta cadena, posiblemente porque ha encontrado su camino, y si sigue su camino, todo lo que haga, bueno o malo según nuestro juicio, estará bien.

Este es un tema complejo ¿casualidad o causalidad? Indudablemente toda acción tiene una reacción, y la vida tiene que tener sentido, buscamos el origen, la causa de que estemos aquí y ahora en este momento… posiblemente nuestra pequeña mente no haga mas que ordenar el caos que nos rodea, pero la suerte o la mala suerte también existen y no siempre están alineados con lo bien o mal que lo hayamos hecho, quizá tenga que ver con la capacidad de creer el algo nuevo, en ser creativos y en salirse de los limites conocidos, entonces, quizás si, la vida te pueda sorprender... y eso si que es tener suerte.. o como dicen algunos "buen karma" quien sabe...

Este largo ascenso hacia lo desconocido que llamamos Dios, todos los caminos que podemos seguir, toda búsqueda… nos conduce al interior de uno mismo, al reconocimiento de esa luz que todos portamos en nuestro interior como el caminante del ermitaño.

Para aquellos que buscan su destino o que no saben cuál es su camino… quisiera compartir una frase fundamental que me dijeron en una ocasión y que nunca he olvidado:

“El camino no está delante, sino bajo tus pies”





Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails