BUSCA EN ESTE BLOG

viernes, 24 de abril de 2009

OBSERVACIONES SOBRE LOS CUATRO MUNDOS





El árbol de la vida se divide en cuatro mundos:





Assiah (acción): Malkut
Yetzirah (formación): Triada Yesod-Netzad-Hod
Briah (creación): Triada Gebura -Chesed-Thiferet
Atzilut (emanación): Triada Binah-Chokma-Keter

Cada uno de estos mundos esta relacionado con un elemento:
Tierra-Agua-Aire-Fuego.

De estos mundos también se dice que son estados de consciencia: Físico-Emocional-Mental-Intuitivo

Profundizar en el estudio de este tema da mucho juego, porque al principio de su estudio ves que tiene muchas relaciones, pero... aun hay mas.

Además cada mundo es un árbol…
Al respecto de esto, en el libro de MacGregor Mathers encontré la siguiente relación:


Assiah: Planetas
Yetzirah: Coros
Briah: Arcangeles
Atzilut: Nombres de Dios

Entonces pensé en cual seria la relación con los senderos… y recordé algo que había leído, no recuerdo donde, pero era lo siguiente: De las letras hebreas tenemos su significado, su número y su correspondencia con el Mundo, el Hombre y el Año… bueno pues si no me equivoco, el Mundo correspondía a Assiah, el Hombre a Yetzirah y el Año a Briah, y quizás Atzilud le correspondieran los números. Aunque también habría que tener en cuenta los arcanos del tarot relacionados con cada sendero.


Por ultimo destaco a Halevi que trata en detalle los mundos, muy interesante todo su estudio, leyéndolo, una de las cosas que llamo mi atención, es haber entendido que relaciona los arquetipos de cada sefirah con el mundo de Yetzirah.

Como podemos ver esto es solo un pequeño resumen al que seguro le faltan muchos mas detalles, pero aun así muestra toda la amplitud de este tema.


Ana Mª Jiménez

viernes, 3 de abril de 2009

DESEQUILIBRIO EN LAS SEFIROTH

Alejandra en uno de sus comentarios realizo esta pregunta:
¿Como reconoces el desequilibrio entre las sefirot?

Pienso que lo correcto sería primero dirigir la atención hacia el estado de cada uno de los planos, empezando por el cuerpo, luego a los pensamientos, a las emociones y luego a el color y el movimiento de la energía que nos rodea, una vez finalizado esto, toma nota de aquellos puntos que te han llamado la atención. A cada uno de los puntos de esa lista le buscamos su opuesto para considerar el punto medio y poder valorar en que grado de separación.

La información obtenida la podemos situar dibujándola encima del árbol, medita durante el tiempo necesario visualizando la imagen, puede que rápidamente recibas respuesta ó que te lleve días. La continuidad es necesaria hasta que internamente ya lo sientas realizado.

Ayuda también reconocer si nos domina algún arquetipo para liberarnos de esa influencia inconsciente. Haciendo consciente el personaje que mas destaca y en que momentos nos dejamos atrapar por el.

Se podría también reflexionar sobre la naturaleza natal y ver que aspectos mejoran y en cuales al contrario, teniendo en cuenta como nos afectan las situaciones externas e internas.

Normalmente no nos preguntamos si estamos desequilibrados, surge la necesidad cuando estamos mal y no sabemos por que, ese mal estar puede ser manifestado en diferentes grados física, emocional o mental – mente.
No hay que olvidar que buscar el equilibrio en estas situaciones requiere poder alejarse de lo observado. Cuanta más separación entre opuestos, y más alejado este del centro, mas difícil resulta darse cuenta y compensar.
Por otro lado, creo que estamos constantemente sometidos a esa identificación con una u otra cosa, y son pocos los momentos en que conectamos con la alineación de la realidad presente.

Otro detalle a tener en cuenta es que la dualidad, la polaridad, los opuestos… no solo están presentes en las horizontales, sino que también están verticalmente dibujadas en el árbol.

Ana Mª Jiménez



miércoles, 1 de abril de 2009

EL "YO" DEL "YO SOY"




Si situamos a el “yo” en la esfera de Thiferet, podria ser el observador.
Como los ojos que pueden mirar hacia abajo, hacia arriba, hacia la izquierda y derecha, lo observado.
Y la propia observación en el pilar central, y justo que la observación depende de nuestro estado de consciencia.

A Thiferet le corresponde el numero 6 que bien puede representarse como una estrella compuesta de un triangulo inferior que asciende y un triangulo superior que desciende.

Esta estrella describe un proceso de intercambio entre el fuego y el agua.
El cuerpo, mente y alma se integran para ser quemados por el fuego. El espíritu, alma y mente se realizan para ser comprendidos.

Consciente e Inconsciente se encuentran.
La consciencia puede expandirse más allá de sus límites personales e individuales. La evolución de la consciencia actúa sobre la obra que nos realiza en el mundo.

La individualidad puede ser separada por la personalidad y unida por el alma, todo depende de con que se identifique.

Lo que son las cosas…Mientras escribía esto he imaginado al yo como una línea recta vertical y al soy como una línea ondulante cruzándose sobre la línea recta, como una vibración…


Ana Mª Jiménez Moreno, 2009

Como complemento a las entradas de “La Serpiente que se muerde la cola”

EJERCICIO I

1° Colocaos en posición cómoda y hasta donde sea posible libres de perturbadoras influencias externas. No hagáis violentos esfuerzos para dominar la mente, más bien dejadla vagar por un rato hasta que agote sus esfuerzos. Aprovechará esta oportunidad y al principio saltará en todas direcciones como mono en libertad, hasta que gradual y lentamente se os presente para recibir órdenes. Se puede necesitar algún tiempo para dominarla, pero cada vez que lo ensayéis vendrá a vosotros más prontamente. Los yoguis emplean mucho tiempo en la adquisición de esta paz y calma mental, pero se consideran bien recompensados por ello.

2° Cuando la mente esté bien calmada y pacífica, fijad el pensamiento en el "Yo Soy" como se ha enseñado en lecciones previas. Representaos el Yo como una entidad independiente del cuerpo, inmortal, invulnerable, eterno, real. Luego pensad que es independiente del cuerpo y capaz de existir .sin su envoltura carnal. Meditad sobre esto por un rato y después dirigid gradualmente el pensamiento al reconocimiento del Yo independiente, superior y dueño de la mente. Recordad las ideas generales dé las
dos primeras lecciones y reflexionad tranquilamente sobre ellas para verlas con los "ojos de la mente".
Hallaréis que poco a poco vuestra mente se apacigua, está más reposada y que los pensamientos perturbadores del mundo externo se alejan cada vez más de vosotros.

3° Después haced que la mente pase a la tranquila consideración de la Unidad del Todo y la relación del Yo con la única Vida. Poder, Inteligencia y Existencia. Notaréis una calma y dominio mental anteriormente desconocidos. Los ejercicios de las tres primeras lecciones os habrán preparado para éste.

4° Es el grado más difícil de este ejercicio, pero poco a poco se adquirirá la habilidad de practicarlo. Consiste en interceptar gradualmente todo pensamiento o impresión del mundo externo,'del cuerpo, y aun de los mismos pensamientos, para concentrarse y meditar sobre el "Yo soy" pero sin decir "Soy esto" o "Soy aquello" o "Hago esto" o "Pienso aquello", sino simplemente: "YO SOY". Este ejercicio enfocará la atención en el centro mismo de la existencia interna y reunirá todas las energías mentales, en vez de dejar que se dispersen sobre las cosas externas. Un sentimiento- de paz, fuerza y poder será el resultado, porque la afirmación con el pensamiento en ella subyacente, es en el alto grado poderosa e
intensa, porque es una afirmación de positiva y real existencia y una introspección del pensamiento hacia esta verdad. Dejad que la mente se detenga primero en la palabra Yo, identificándola con el Yo y que luego pase a la palabra SOY, que significa realidad y existencia. Después combinad las dos con su respectivo significado y resultará una potentísima concentración del pensamiento hacia el interior y una muy potente afirmación de existencia.

Conviene practicar los anteriores ejercicios en actitud corporal cómoda y tranquila, para impedir que la atención se vierta hacia el cuerpo. Al efecto conviene adoptar una actitud de descanso, después relajar músculos y nervios hasta obtener una sensación perfecta de comodidad, bienestar y abandono. Se debe ensayar esta actitud hasta adquirirla completamente. En muchas circunstancias será muy útil esta actitud y facilitará además la concentración y meditación. Tendrá la eficacia de una "cura de descanso" para el cuerpo y para la mente.

Serie de Lecciones sobre Raja Yoga de Yogi Ramacharaka
Cuarta Lección: Dominio mental
http://audiolibres.blogspot.com/search/label/Ramacharaka


Este ejercicio me hizo reflexionar sobre la idea del “yo” y creo que bien podria relacionarse el concepto de Jiva que da el Hinduismo. Jiva es la entidad viviente individual.

“La O es el espíritu y la M es el reflejo, el jiva, o el alma humana. “

Pero Atman, no es diferente al Jiva.

“Aunque el cuerpo es perecedero, el jiva es eterno. "Sabed que aquello que penetra todo el cuerpo es indestructible. Nadie puede destruir el alma imperecedera". (Bg. 2.17).

Jivatman es la individualidad viva, el Ser manifestado y encarnado, sujeto a la experiencia, que en contacto con la materia, olvida su verdadera naturaleza y vive condicionado y limitado, entra al mundo material y adquiere el conocimiento por medio del dolor y el placer, permanece bajo el embrujo de la naturaleza material MAYA, naciendo una y otra vez para poder expresar nuevamente sus deseos (karma) hasta que el alma puede acceder y obtener el Conocimiento Supremo que le permitirá reconocer su identidad con Brahman.

“El Ser Atman no es distinto de Brahaman, el Ser Absoluto.”


Budhhi tiene la cualidad de reflejar la imagen del Señor, por eso es el instrumento mas sutil en el intelecto por el cual el Jiva es capaz realizar al Atman a través de una consciencia testigo capaz de discriminar lo real (ser puro) de lo irreal (ser engañado por maya).

Ana Mª Jiménez



SERPIENTE QUE SE MUERDE LA COLA III

¿Quién soy yo?
¿soy? ... o ... ¿no soy?

En este laberinto mental, solo en el centro esta el eje.
Alrededor del eje está el espacio que gira y gira, cambiante…
sostenido por el continuo movimiento ascendente y descendente.

En ese camino que conecta lo de arriba y abajo encontramos:
La conciencia del cuerpo
La conciencia del ego
La conciencia del yo
La conciencia del ser

...
¿Soy consciencia?
...

Después de tantas vueltas
... ya no se nada
Solo queda centrar la atencion y sentir la presencia de la unidad.


Ana Mª Jiménez Moreno, 2009
Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails